Saltar al contenido
Grandes Razas de Perros

¿Cómo adiestrar un perro?

¿Cómo enseñarle a dar la pata?

El adiestramiento de perros es un proceso largo. Siempre hay días en los que entrenar con el perro simplemente no funciona. Antes de que se sienta disgustado, tenemos 7 consejos prometedores para que se asegure de que los ejercicios estén firmemente en su lugar.

El adiestramiento del perro no solo debe ser exitoso, sino que también debe hacer que los perros y los dueños sean divertidos. ¡Con estos 7 consejos para el entrenamiento diario puedes hacer ambas cosas!

1. Termina cuando esté en su mejor momento

¿Todo va como un reloj, el perro está entusiasmado y tú te animas por dentro? Luego, establezca una meta de tiempo. No debe desafiar a su compañero de cuatro patas durante más de 15 minutos seguidos, incluso si no muestra ninguna fatiga. De lo contrario, corre el riesgo de una caída repentina en el rendimiento o un calentamiento insalubre. Termine el entrenamiento con algo positivo, como una unidad de juego o una sesión de abrazos.

Entrenando a tu perro

2. La ambición incorrecta

Aprender e internalizar algo nuevo lleva tiempo. Si su perro ha entendido algo y sigue rápidamente la orden, no dé un paso más. Deje que él y usted disfruten de lo que ha aprendido. Algunos ejercicios de rutina que ya domina son mejores. Luego repita su lección con él y sea feliz si todavía la recuerda.

No frustre a tu perro a la hora de entrenarlo

3. Volver a la normalidad suele ser bueno

Tu perro está distraído, inquieto, ¿se distrae con todo lo que le rodea? ¿Y notas que realmente no escucha cuando le pides que haga algo complicado o nuevo? Entonces es mejor tomar un breve descanso del entrenamiento (tal vez solo necesite relajarse) antes de comenzar de nuevo, pero esta vez con ejercicios que le den una sensación de logro.

Entrena a tu perro con calma

4. No siempre es un placer

Entrenar con un perro hambriento es tan malo como entrenar con uno que ha tenido el estómago lleno. Una comida abundante debe guardarse en bolsas durante al menos dos horas. Debería haber ayunado un máximo de seis horas antes para que no solo piense en las golosinas que llevas contigo. No debe seguir dándole esto después de cada ejercicio completado.

Túrnense, porque también hay otras posibilidades de refuerzo positivo: a veces hay un elogio verbal, a veces un golpe corto, a veces un juguete que puede perseguir, atrapar y recuperar, y siempre algo sabroso en el medio. De esta forma, evitas que el perro reclame su recompensa (no su confirmación) en algún momento.

Entrenamiento canino

5. Nunca de cero a cien

Los humanos vivimos según el reloj. Cuando hay una lección, comenzamos a tiempo. El perro trabaja de manera diferente. Primero quiere oler, orientarse y, sobre todo, sangrar los músculos y despejar la cabeza. Le ofreces los mejores prerrequisitos para ello si corres unos cientos de metros con él antes del inicio de tu entrenamiento, dejas que lo acaricien y así pueda concentrarse en ti mismo. Esto aumenta su deseo de «más», incluso si los más son ejercicios.

Entrenando con un juguete

6. Es mejor estar motivado dos veces

¿Realmente no estás de humor para entrenamiento y ejercicios? Entonces déjalo. Su mal humor se transmitirá automáticamente al perro, quien interpretará correctamente sus expresiones faciales y lenguaje corporal. También será más impaciente si solo trabaja con el perro por sentido del deber. Lo mismo ocurre cuando te sientes incómodo, por cierto. Los ejercicios solo funcionan si tanto usted como el perro están motivados.

Perro aburrido sin entrenar

7. Variedad en la formación

Agregue variedad a los ejercicios de «sentarse», «abajo», «quedarse» y «aquí» , especialmente con ejercicios de obediencia monótonos. Hacer que el perro pase de correr a «sentarse», luego volver a «estar de pie» o «sentarse», dejar que pase de «sentarse» a «sentarse», de correr rápido a gritar tranquilamente «a tus pies», lo desafía. mentalmente y le impide hacer el entrenamiento del 15/08 de una manera cada vez más aburrida y frívola. Puede revertir su rutina habitual. ¡Turnarse! 

¿Cómo enseñarle sentar a mi perro?